Archivo de la etiqueta: mujeres

origen-orgasmo_0

El origen del orgasmo femenino

FacebookTwitterCompartir

origen-orgasmo_0En la actualidad el orgasmo femenino no tiene función reproductiva, pero pudo haberla tenido.

El orgasmo femenino pudo tener un papel fundamental en el desarrollo de la vida humana. Según un nuevo estudio de la Universidad de Yale y el Hospital Infantil de Cincinnati (EE.UU.), el clímax del placer femenino pudo representar el inicio de la ovulación; función que desapareció con la ovulación espontánea, dejando al orgasmo como mera respuesta biológica de placer.

 

Comprendiendo el placer sexual femenino

 

El orgasmo masculino tiene una clara función en la reproducción con la transferencia del esperma, sin embargo, ¿para qué sirve el orgasmo femenino teniendo en cuenta que una mujer puede quedarse embarazada sin tenerlo?

 

En el pasado, el orgasmo femenino podría haber tenido una función reproductiva

Es una pregunta que ya se hacía Aristóteles. Y hay una pieza clave en este puzle: algunas mujeres no llegan al orgasmo en susrelaciones sexuales. Si tuviera una función biológica clara, el mecanismo debería ser más efectivo”, aclara Gunter Wagner, coautor del trabajo.

 

La respuesta es que el orgasmo femenino posee actualmente nuevas funciones pero en su momento tuvo este cometido. La hipótesis de los investigadores se basa en que el ciclo de ovulación en los seres humanos es independiente de su actividad sexual, pero en otros mamíferos viene inducido por la cópula, de ahí que el orgasmo pueda representar un vestigio evolutivo.

“Observamos que el aumento hormonal que acompaña al orgasmo femenino humano también está presente en otras especies y es especialmente importante en aquellas que no ovulan espontáneamente, sino solo después de la cópula, como el conejo, el gato o el hurón. En otras palabras, las hormonas de nuestros orgasmos inducen la ovulación en estas especies”, explica a Sinc Mihaela Pavlicev, coautora del trabajo.

 El estudio ha sido publicado en la revista Journal of Molecular and Developmental Evolution.

chava-con-telefono

Lo que la adicción al móvil le hace a los jóvenes

chava-con-telefonoEsta tecno-adicción podría afectar al 50% de los adolescentes actualmente.

Los adolescentes hacen volar sus pulgares sobre las pantallas de sus teléfonos inteligentes o smartphones cada vez con más frecuencia. Pero, ¿qué efecto tiene esta conducta sin precedentes sobre los adolescentes?

Un equipo de investigadores de la ONG Common Sense Media ha querido profundizar en este asunto. Para ello, realizaron un cuestionario a 1.240 padres y a adolescentes con edades comprendidas entre los 12 y los 18 años para realizar un seguimiento sobre las consecuencias de este uso masivo de los dispositivos móviles en sus vidas y en sus relaciones con los demás.

Los datos revelaron que la mitad de los adolescentes afirmaba sentir adicción hacia el móvil y el 60% de los padres opinaba lo mismo. A pesar de si los padres pensaban si sus hijos eran o no adictos al móvil, el 66% consideró que pasaban demasiado tiempo con el smartphone; en el caso de los adolescentes, el 52% lo veía también así.

La mitad de los adolescentes afirma sentir adicción al móvil

Además, el 77% de los padres coincidían en que sus hijos se distraían continuamente -al menos tres veces a la semana- debido al uso del móvil.

Casi el 80% de los jóvenes admitió que revisaba o comprobaba sus notificaciones en el móvil cada hora como mínimo y el 72% confirmó sentir la necesidad de responder a los mensajes recibidos en redes sociales casi inmediatamente después de haberlos recibido.

Momento para una pausa, pero con precaución

El fenómeno de la adicción a los móviles es relativamente reciente, por lo que no hay un diagnóstico oficial al respecto. Sin embargo, los psicólogos advierten de las reacciones negativas hacia los padres por parte de los jóvenes si se elimina dicho “objeto de deseo” de forma muy abrupta con objeto de eliminar esta adicción.

“Para los adolescentes, las redes sociales y el contacto con amigos son una tarea primordial de desarrollo y el enfoque. Cuando se quita la línea vital de un adolescente con sus amigos, habrá una reacción emocional importante, una ruptura de la relación padre-hijo”, alerta Bet Peters, psicólogo clínico en Westminster (Inglaterra).

Pensando-en-sexo-3

¿Cuántas veces al día pensamos en el sexo?

Pensando-en-sexo-3Según algunas versiones, los hombres piensan en ello cada siete segundos, o sea, ¡más de 500 por hora!

Sin embargo, esta contabilidad es claramente una exageración, a raíz de algunos estudios recientes. De hecho, los pensamientos sexuales no son tan frecuentes como se cree, aunque es difícil dar una cifra exacta. Las investigaciones disponibles arrojan números inferiores a los que tenemos en mente cuando hablamos del asunto. Según un estudio de 2011 de la Universidad Estatal de Ohio, que aplicó unos contadores a los participantes, los hombres piensan en el sexo diecinueve veces al día, y las mujeres, diez. Por su parte, una encuesta llevada a cabo por el psicólogo social Wilhelm Hofmann para la Booth School of Business registra cifras incluso menores. En todo caso, estamos lejos del manido “los hombres siempre están pensando en lo único”.

 

¿De dónde viene entonces la idea de que los pensamientos eróticos son omnipresentes? La psicóloga Terri Fisher, directora del citado estudio realizado en internet junto a su equipo de investigación de la Universidad Estatal de Ohio, aventura una hipótesis: la obsesión erótica está bien vista y las personas que más fantasean con el sexo –en su investigación un hombre alcanzaba los 388 pensamientos diarios y una mujer, 280– alardean de ello. Para llevar a cabo su experimento utilizaron «contadores de clics». Se los dieron a 283 estudiantes universitarios divididos en tres grupos y les pidieron que presionaran y registraran cada vez que pensaran en sexo, comida o sueño. En el estudio, el hombre promedio tenía 19 pensamientos sobre sexo al día. Una cifra mayor que la de las mujeres, que registraban aproximadamente 10 pensamientos al día.

 

Sin embargo, los hombres también tenían más pensamientos sobre la comida y el sueño, lo que sugiere que quizá ellos son más propensos a tener impulsos placenteros en general. En todo caso, concluía Fisher, tener la mente ocupada con el erotismo y hablarlo en público se suele relacionar, falsamente, con una intensa vida sexual. No ocurre así, por ejemplo, con la comida o el sueño, dos necesidades básicas que ocupan buena parte de nuestra vida mental y de las que normalmente no nos vanagloriamos.

lavar-los-brasieres-es-malo-680x466

¿Se tiene que usar Brassier?

lavar-los-brasieres-es-malo-680x466Los sujetadores son una prenda básica en la indumentaria de una mujer, aunque los hay que quieren desterrarla de los armarios.

 sujetador

Uno de los últimos intentos usando la ciencia vino de la Universidad de Franche-Comte en Besançon, Francia. En 2013 el profesor de ciencia deportiva Jean-Denis Rouillion dio a conocer en los medios de comunicación su estudio de 15 años sobre el efecto de los sujetadores en 330 mujeres con edades comprendidas entre los 18 y 35 años. Según comentó en diferentes entrevistas, el uso de esta prenda desde una edad temprana no ayuda para nada en lo que es sujetar el pecho, reducir el dolor de espalda o prevenir la temida flacidez prematura de los senos. Es más, armado con calibres y escuadras, se dedicó a tomar medidas en los pechos de estas mujeres y descubrió que aquellas que no usaban sujetador tenían sus pezones 7 mm más arriba que los de aquellas mujeres que usaban sostén de manera continuada.

 

Será que el sujetador reduce el tono general del pecho femenino? ¡Por supuesto! Dice un conocido cirujano plástico de Nueva York, Stafford Broumand “En las jóvenes no llevar sujetador aumenta la producción de colágeno, lo que es muy bueno para un pecho en desarrollo”.

 

Un observador cínico diría que esa tirria contra el sostén no podía venir de otro país que de Francia, la patria de la rebelión contra el sujetador. Pero pasando al terreno de lo científico lo que resulta más llamativo es que Rouillion, después de tres años, no ha publicado aún los resultados de su investigación, por lo menos en una revista reconocida del mundo de la salud y listada en PubMed. De hecho, si después de década y media los resultados que anunció fueron solo “preliminares”, como confesó, ya es cosa de chirigota. Eso sí, para lo que sirvió fue para reavivar la llama anti-sujetador de los 70 y provocar encendidas discusiones en las redes sociales.

 

Lo que el investigador francés no pareció considerar es que las mujeres no usan sujetador por razones médicas o fisiológicas sino por cuestiones estéticas y prácticas. Como dijo una periodista inglesa, “este investigador no se da cuenta que con un sujetador rara vez tienes que pensar por dónde andan tus pezones”. Y no solo eso, sino que impide que los pechos estén bamboleándose de un lado para otro “si no tendríamos que agarrarlos cada vez que corremos para llegar al ascensor”.

 

 

 

Lo que sí suena mucho más científico es el trabajo que desarrolla Joanna Scurr, una experta en biomecánica del pecho (ahí queda eso). La profesora Scurr dirige el grupo de investigación en salud del pecho en la Universidad en Portsmouth y sus trabajos -esta vez sí, publicados- sí que inciden en un importante problema en las mujeres cuando practican deporte: el pecho se mueve un promedio de 21 cm arriba y abajo y de un lado a otro. El inconveniente es que la mayoría de los sujetadores están diseñados solo para limitar el movimiento en vertical, no en horizontal. Es más, según este grupo de investigación en la vida diaria un número significativo de mujeres no compran la talla de sujetador idónea: “muchas mujeres no quieren mostrar que su pecho es muy pequeño o muy grande, y compran un sujetador que no es su talla”, dice una de las investigadoras del grupo, Wendy Hedger.