ERIK_ENTRENANDO[1]

Érik ‘Terrible’ Morales que debe combatir a otro enemigo abajo del ring: la nostalgia.

FacebookTwitterCompartir

TEMOAYA, Edo deMéxico ( Suljos) ; A los 35 años de edad, y pese a tener casi 19 años en el boxeo profesional, se le parte el alma al encontrarse lejos de su familia por estar concentrado en las frías montañas del Centro Ceremonial Otomí.

Morales, quien expondrá el próximo 24 de marzo su corona superligera del Consejo Mundial de Boxeo (WBC) ante el invicto estadounidense Danny García (22-0) en la Reliant Arena de Houston, Texas, reconoce que le pesa mucho estar alejado de su esposa e hijos, así como de todos sus seres queridos.

“Estamos otra vez alejados de todo y es un tema muy difícil y bien grande, en el pasado cuando eres joven te vale, no le pones tanta atención, y hoy en día para mí, venirme es complicado.

“De hecho, cuando traté de regresar en el boxeo en 2009, vine y estuve una semana, pero después de una semana recuerdo que estaba viendo a una pareja abrazándose, y entonces me entró un sentimiento de estar lejos de mi familia y me fui al aeropuerto para tomar un avión para Tijuana”, expresó en entrevista.

El cuatro veces campeón del mundo en distintas divisiones salió de la ciudad fronteriza para concentrarse primero en la Ciudad de México, en 1994. Y tres años después tomó como refugio de guerra las montañas que se ubican en el municipio de Temoaya, Estado de México.

“Hasta para una concentración tienes que prepararte mentalmente, entender que es tu trabajo, que debes dejar familia, hijos. Este deporte me gusta, me encanta, y pues sí son sentimientos encontrados por todo lo que pasas.

“Sé que no me que queda mucho en el boxeo, es última parte y la quiero hacer con dignidad y para eso me tengo que alejar, mi esposa me entiende, nos apoyamos mutuamente”.

El púgil adelantó que quiere todavía hacer unas tres o cuatro peleas en este deporte antes de colgar los guantes.

“Hoy día son más difíciles las visitas al Otomí, pero a veces eso cambia cuando recibo la visita de mis hijos a mi concentración, y se quedan unos días aquí”.