Todas las entradas de Arturo Guzmán

estres-cerebro_0

Esto le hace el estrés a tu cerebro

FacebookTwitterCompartir

estres-cerebro_0Cuando estamos sujetos a situaciones de estrés durante largos períodos de tiempo, nuestro estrés puede volverse crónico. ¿Qué consecuencias tiene en nuestro cerebro?

El hipocampo, el centro de operaciones de la memoria, es el más afectado por el estrés. No recordar dónde hemos puesto las llaves o qué comimos el día anterior es producto de este nivel de estrés al que estamos sometidos en la actualidad: ya sea a nivel laboral (presiones o preocupaciones), académico (exámenes) o personal (enfermedades propias o familiares, problemas sentimentales…). Cuando esta situación continúa a lo largo del tiempo, el estrés puede provocar que nuestro cerebro encoja.

 

Así lo ha determinado una nueva investigación llevada a cabo por científicos del Centro Nacional de Ciencias Biológicas de Bangalore (India) y el laboratorio de Shane O’Mara en el Trinity College en Dublín (Irlanda), que sometieron a un grupo de roedores -que reaccionan de forma similar a los humanos- a diversas situaciones de estrés durante 120 minutos a lo largo de 10 días.

El estrés prolongado provoca una pérdida de volumen del hipocampo

Antes, durante y después del experimento, examinaron sus cerebros mediante pruebas de resonancia magnética y pruebas de memoria, descubriendo que tan solo tres días después de estar sometidos a estrés el hipocampo de las ratas se había reducido en comparación con el grupo de control.

 

Al final de la prueba, 10 días después, el hipocampo de los ratones estresados se había reducido aún más, detectando significativas diferencias en las pruebas de memoria entre las ratas estresadas -que lo hacían peor- y las que no lo estaban.

Así pues, la estructura del cerebro cambia con el estrés y este cambio también es la antesala de la pérdida de memoria. Teniendo en cuenta que unos días de estrés prolongado no se consideran estrés crónico, los resultados de este estudio son cuanto menos sorprendentes pues nos revela lo vulnerable que se vuelve nuestro codificador oficial de recuerdos ante el estrés.

 

El estudio ha sido publicado en la revista Scientific Reports.

resizer

¿Por qué usamos ropa de marca?

resizerAbrimos el armario y descolguemos la prenda que descolguemos hay algo que es común a todas ellas: la etiqueta. De hecho, ese pequeño recuadro es tan importante que decide el precio del producto más que la calidad de la tela.

En la década de 1770 Marie-Jeanne Bertin, conocida como Rose Bertin, era una sombrerera parisina cuyas creaciones causaban furor entre las damas. La condesa de Chartres la presentó a la emperatriz María Teresa que se encontraba quejosa por lo que ella consideraba el nulo gusto de su hija a la hora de escoger su vestuario –hay cosas que no cambian nunca-. Bertin recibió el encargo de vestirla y sus lujosos vestidos causaron furor en la corte. Pero la emperatriz seguía disgustada: ahora su hija vestía como una actriz de teatro. Su hija se llamaba María Antonieta, que al convertirse en reina de Francia comenzó a gastar ingentes cantidades de dinero en ropa. Por su parte, Bertin alcanzó la fama y empezó a vestir a la aristocracia francesa y las reinas de prácticamente todas las monarquías europeas.

 María Antonieta estba tan entusiasmada con los diseños de Bertin que le abrió un taller propio en Versalles, donde fue nombrada “ministra de la moda”, y creó novedosos modelos para la reina, como el llamado Grand habit de cour. Por supuesto,sus precios eran exagerados, pero su fama atrajo la atención sobre los diseñadores de moda, que empezaron a firmar sus creaciones.

Y en 1846 el francés Charles Worth introdujo la costumbre de usar modelos de carne y hueso para presentar sus vestidos. El tiempo para las top model acababa de nacer…

las-anheladas-vacaciones-1

En vacaciones, planifica lo justo

las-anheladas-vacaciones-1Evita sobrecargar tu agenda de planes, o acabarás con más estrés que el que tienes el resto del año.

 Vacaciones, ¿planeadas o planificadas? Aunque la pregunta parezca un tanto absurda, hay que matizar porque de cómo hagamos el plan puede depender que consigamos el propósito de las vacaciones o bien logremos que estas sean un desastre que nos acompañe el resto del año. 

La diferencia entre ambas palabras estriba en que “planear” las vacaciones supone hacer una lista de deseos sobre lo que a uno le gustaría hacer, dónde ir o qué ver. Los deseos son el primer paso para la realización de una actividad. Pero debemos separar los deseos que son viables de los que son una pura fantasía.

Por otro lado, la planificación de las vacaciones supone la realización de una “hoja de ruta”:qué se va a hacer, cuando se va a hacer, cómo se va a hacer, etc.

 Las vacaciones perfectas según la ciencia

Tan importante es planear como planificar, y el quid de la cuestión residirá en la planificación. Planear, como decíamos, es hacer una lista de deseos. La planificación puede aumentar el éxito en la satisfacción de esos deseos pero, ¡cuidado!: lo que tenemos que planificar son las actividades que vayamos a hacer en vacaciones, no todas las vacaciones.

Esta planificación debe hacerse en función de aquellos deseos que sabemos que son viables y debemos ver cómo, cuándo y de qué manera los vamos a poder realizar. Sin embargo, tanto el exceso de planes como el rigor excesivo en la realización de los mismos pueden hacernos volver a caer en esa situación estresante de la que necesitamos huir a través de las vacaciones.

Las vacaciones perfectas, o ideales, no existen. Y el problema que puede llevar al fracaso de unas vacaciones es la idealización y la sobredimensionalización de las mismas.

Para no caer en esos errores debemos tener en cuenta varios aspectos:

  • El objetivo fundamental es el descanso, sobre todo al principio, ya que comenzamos las vacaciones totalmente estresados de la vorágine del año laboral y el cuerpo y la mente deben readaptarse a este nuevo ritmo vital. En esta fase inicial se debe realizar una inclusión progresiva a aquello que se deseaba hacer en este periodo.
  • Abrirse a las nuevas experiencias. La mente humana necesita la variedad porque de lo contrario, la mente se aburre y baja considerablemente su nivel de actividad placentera. Debemos hacer cosas nuevas, diferentes, estimulantes.
  • Es primordial planear las cosas que realmente nos apetezcan. Las vacaciones son para divertirse.
origen-orgasmo_0

El origen del orgasmo femenino

origen-orgasmo_0En la actualidad el orgasmo femenino no tiene función reproductiva, pero pudo haberla tenido.

El orgasmo femenino pudo tener un papel fundamental en el desarrollo de la vida humana. Según un nuevo estudio de la Universidad de Yale y el Hospital Infantil de Cincinnati (EE.UU.), el clímax del placer femenino pudo representar el inicio de la ovulación; función que desapareció con la ovulación espontánea, dejando al orgasmo como mera respuesta biológica de placer.

 

Comprendiendo el placer sexual femenino

 

El orgasmo masculino tiene una clara función en la reproducción con la transferencia del esperma, sin embargo, ¿para qué sirve el orgasmo femenino teniendo en cuenta que una mujer puede quedarse embarazada sin tenerlo?

 

En el pasado, el orgasmo femenino podría haber tenido una función reproductiva

Es una pregunta que ya se hacía Aristóteles. Y hay una pieza clave en este puzle: algunas mujeres no llegan al orgasmo en susrelaciones sexuales. Si tuviera una función biológica clara, el mecanismo debería ser más efectivo”, aclara Gunter Wagner, coautor del trabajo.

 

La respuesta es que el orgasmo femenino posee actualmente nuevas funciones pero en su momento tuvo este cometido. La hipótesis de los investigadores se basa en que el ciclo de ovulación en los seres humanos es independiente de su actividad sexual, pero en otros mamíferos viene inducido por la cópula, de ahí que el orgasmo pueda representar un vestigio evolutivo.

“Observamos que el aumento hormonal que acompaña al orgasmo femenino humano también está presente en otras especies y es especialmente importante en aquellas que no ovulan espontáneamente, sino solo después de la cópula, como el conejo, el gato o el hurón. En otras palabras, las hormonas de nuestros orgasmos inducen la ovulación en estas especies”, explica a Sinc Mihaela Pavlicev, coautora del trabajo.

 El estudio ha sido publicado en la revista Journal of Molecular and Developmental Evolution.